Saturnina perdonó, pero nunca olvidó