La corrupción, en dos palabras