¡Soy víctima de una confabulación estelar!