El día que descubrí el ¿don? de ser PAS